El 25 de Noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres y reclamar políticas para su erradicación.  En el Servicio de Obra Social de la Universidad Nacional del Comahue queremos contribuir a erradicar  la violencia contra las mujeres. 

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

La violencia hacia las mujeres y niñas  tienen muchas formas y todas se encuentran presentes en nuestra sociedad, puede ser psicológica, física, económica, sexual y simbólica,   y la pueden perpetuar tanto personas como instituciones. 

Por esto entendemos la violencia contra la mujer, cómo  “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.” (ONU, 1993. Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer)

Los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan el desarrollo pleno de las mujeres de todas las etapas y dimensiones de sus vidas. 

Aunque todas las mujeres, en todas partes del mundo, sufren violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables, ejemplo de ellas son las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias.

La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. El objetivo de avanzar hacia sociedades más justas e igualitarias no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas.

Joomla Template: from JoomlaShack